diumenge, 15 de gener de 2012

Lectures infinites



ÁNGEL OLGOSO, La máquina de languidecer, Páginas de espuma, Madrid, 2009


Cent microrelats de llarga distància i durada infinita. Paraules a tempo. Després dels descobriments d'aquesta tardor, i de l'hivern –primer (i encara!) Andrés Neuman i ara, la prosa-quasi-una-fantasia d'Ángel Olgoso–, no veig l'hora de posar-li rodes a casa meva i baixar cap a Andalusia, com qui mai ha estat a Granada. 

Diu de la brevetat, de la gota, única, que omple el vas:


«Prefiero las miniaturas a los grandes frescos, las ascuas a las hogueras, los elixires a las barricas, los dardos a los cañones, los orgasmos a los idilios, las excepciones a lo que le ocurre todos los días a todo el mundo, los corceles de la imaginación a los ratones de la trivialidad, la nutritiva leche de los sueños a la áspera hogaza de la vida ordinaria, los exquisitos y medidos bocados de los dioses a la indigesta carroña para las fieras, lo extraño a lo archisabido, lo insólito a lo cotidiano, las luciérnagas a las supernovas, los artefactos, los veleros encerrados en una botellita, las pulidas piedras de la playa, las milimetradas rosas del desierto, los orbes diminutos.» 

Á. Olgoso, «Poética» Ciempiés. Los microrrelatos de Quimera, Montesinos, Barcelona, 2005. Edición de Neus Roger y Fernando Valls.


Lectures infinites. Com illes breus davant del foc, quan cau la tarda.